Del penúltimo servicio de la leyenda Jesús Navas al eficaz paso atrás de Fabián

España-Francia | Los nombres propios

Si la selección española volvió a jugar con la cohesión y competitividad de un equipo, fue en parte gracias a los dos extraordinarios jugadores de Los Palacios

La crónica del España-Francia (2-1): España jugará por ser el rey de reyes en Europa

Informe técnico: Lo de la unión no es ninguna broma

Jesús Navas, emocionado ante el público español tras la semifinal ante Francia.
Jesús Navas, emocionado ante el público español tras la semifinal ante Francia. / RFEF
Juan Antonio Solís

10 de julio 2024 - 06:07

Maravilloso ejercicio de inteligencia, resiliencia y fe el que cuajó la selección española ante la principal favorita al título continental antes de que el torneo arrancara, Francia. Entró Jesús Navas por el sancionado Carvajal y dio la cara hasta que su cuerpo dijo basta al principio de la segunda parte. Fabián Ruiz volvió a rendir a un nivel óptimo, esta vez en misiones más defensivas. Dani Olmo demostró que es un llegador sobresaliente. Y por supuesto, el mando del mejor mediocentro del mundo, Rodri, y el fútbol de los elegidos que se concentra en las botas de Lamine Yamal.

Lamine Yamal | Su capacidad para atraer rivales es la de los elegidos

Lamine Yamal va a deparar numerosas fotos de esas en las que aparece rodeado por cuatro o cinco jugadores contrarios y, sin embargo, mantiene la pelota y con la convicción de salirse con la suya. Como en su día las instantáneas de Messi, Maradona o Iniesta. Todos saben ya que va a ser un jugador de época y condiciona al rival una barbaridad. No se inmuta por ese acoso: levanta la cabeza, apunta y cambia el signo de toda una semifinal de Eurocopa con un golpeo de crack absoluto.

Jesús Navas | Ese 0-1 y la amarilla no lo sacaron del partido

Enésima lección de un jugador-leyenda, como es ya Jesús Navas, quien lejos de descentrarse por ese centro inicial de Mbappé que generó el gol, y encima ser amonestado en el minuto 14, volvió a demostrar su grandeza en un alarde de colocación atrás para despejar numerosos balones con veneno y arriba, abrir una vía ofensiva al aprovechar el carril que abría Lamine. Un centro suyo originó luego el 2-1.

Rodri | Lo más parecido a un mariscal en la yerba

Si no es el mejor jugador de esta Eurocopa, le va a faltar muy poco al que hoy es el mejor mediocentro del mundo. Cuando toca crear y dar el paso adelante es el que da la voz, pero cuando hay que guarecerse más atrás y sostener las embestidas, es igual de bueno con su sentido táctico, su aplomo y su calidad. Un mariscal que da confianza a todos.

Fabián | Otra versión igual de eficaz en el mediocampo propio

El ex bético Fabián Ruiz se volvió a marcar una notable actuación. Esta vez, los derroteros del partido lo llevó a moverse por unos terrenos más retrasados, sobre todo en la segunda parte, y de nuevo dio una soberana lección de manejo de los tiempos y de calidad para esconder la pelota y asegurarla. Sólo falló una vez en el área, con Nico, pero suerte que la pelota le cayó al zurdo Theo en el pie derecho.

Dani Olmo | Su control orientado es un alarde de astucia

De nuevo irrumpió en el área el catalán, le cayó la pelota en un despeje tras centro de Navas y en dos toques, sin caer la pelota, se marchó de Tchouaméni con una enorme astucia e improvisación para fabricarse un tiro franco, con visos de gol. Koundé, el de casi siempre, apareció para salvar bajo el larguero, pero acomodó mal el pie.

Lo último

stats