Educación

La linarense Ana García gana el "goya" a la segunda mejor maestra de Educación Primaria de España

Ana García Pérez, premiada como segunda mejor maestra de España.

Ana García Pérez, premiada como segunda mejor maestra de España.

Los premios Educa Abanca son los "goya" de la educación. Este reconocimiento busca la excelencia en el ámbito de la docencia y, para ello, los alumnos son los encargados de proponer a aquel que destaque por sus buenas prácticas. Jaén, puede sentir orgullo de contar con la segunda mejor docente de España 2023, la linarense Ana García, ha sido reconocida con esta distinción. Esta maestra imparte clases en el mismo colegio donde desarrolló su vocación, en el CEIP Europa de Linares. 

"Para mí, recibir este premio significa muchas cosas, por un lado, siento mucho agradecimiento porque es un premio en el que el punto de partido es que te proponen las familias, entonces una vez que te nominan la organización hace una selección de los miles de candidatos. Hicieron una primera criba de 25 docentes y a partir de ahí, cuando ya estás dentro de esos 25, propones los méritos. El puntos de partida son las familias que tienen que parar y dedicar su tiempo a escribir comentarios, a rellenar una serie de documentos", cuenta para este medio García, quien destaca que es muy importante estos premios para que visibilicen la educación y reconozcan el esfuerzo que hacen los docentes día a día. La docente destaca en su metodología por proyectos donde conecta los aprendizajes con la realidad, integrando la tecnología. 

Su pasión por la enseñanza empezó desde que era una cría, en el mismo colegio en el que ahora imparte clases, desarrolló su aprendizaje entre pupitres y allí, descubrió su vocación sin querer. En la hora del recreo Ana García, muchos días se iba con las maestras de infantil y las ayudaba. "Mi docencia empezó cuando estaba en infantil, y profesionalmente en el 2004. Mis padres son profesores los dos, entonces creo que eso también ha influido", expresa.  

Cambiar el paradigma educativo

Para Ana, lo más importante de la enseñanza es que los niños se puedan desenvolver en el mundo que les ha tocado. "Estamos en una sociedad que ha cambiado muchísimo y el futuro es incierto, lo más importante es que se puedan desenvolver en la sociedad actual. Y eso se hace mediante desarrollo de competencias, y conectando el aprendizaje con la realidad", cuenta. Por ello, cree que hay más de una asignatura pendiente y es reestructurar el sistema educativo, ya que explica el peso no puede recaer sobre lo que hagan o no hagan los docentes en las aulas. 

"Quienes estamos solventando la solución somos los docentes en nuestras aulas. Hace unos años había un manifiesto que se firmó y decía que las escuelas 1.0 no pueden enseñar a niños 3.0. Ahí es donde viene un poco el problema". "Hay que cambiar de paradigma, volver a diseñar un nuevo paradigma que de respuesta a la sociedad", apunta.

La docente agradeció a su familia, sus padres, profesores ya jubilados, de quienes ha aprendido que hay que luchar "por lo que uno cree, por los sueños, aunque vayas a contracorriente y te pongan impedimentos". Se acordó de su hija Marta, quien dice, le enseña a tener otra perspectiva de su docencia mirando a través de sus ojos. "Quiero agradecer también a una persona que me sigue en mis inquietudes, que las apoya y las fomenta. Javi, muchas gracias por estar siempre ahí y por tus críticas constructivas que me ayudan a avanzar cada vez más", expresa la maestra en su red social

"He tenido la suerte y estoy muy orgullosa de haber estudiado en el mismo colegio público en el que llevo más de diez años ejerciendo como docente: CEIP Europa Linares. Gracias a la Comunidad Educativa, profesorado y el Pilar Ampa que estuvo representada por Catalina Ponce Lanzas. Gracias a las familias y a todos los alumnos y alumnas del colegio, pero especialmente al alumnado de mi tutoría de quinto, unas personas increíbles, que pueden conseguir lo que se propongan en la vida. Estamos en la sociedad del cambio, ya lo definió Zigmuny Bauman en su teoría de la modernidad líquida, el futuro es incierto y resulta más que evidente que necesitamos un cambio de paradigma donde se reestructure y se rediseñe todo el sistema educativo. El peso no debe caer solamente en lo que hagamos o no hagamos los docentes en nuestras aulas", reivindicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios