PROVINCIA

Sorpresa con tarta por el cumpleaños del obispo y el templo de la estación de Espeluy

Sorpresa con tarta por el cumpleaños del obispo y el templo de la estación de Espeluy

Con una tarta de cumpleaños han querido celebrar los parroquianos de la estación de Espeluy el 50 aniversario de la consagración de su templo dedicado a la Inmaculada Concepción. Su medio siglo de historia recoge el testimonio de cientos de vecinos que han recibido los distintos sacramentos en esta pequeña iglesia junto a las vías del ferrocarril. Su historia, ligada ya a la de los propios habitantes de este poblado pedáneo, se cuenta en las paredes de la edificación y el boca a boca de los más mayores.

Este domingo 12 de mayo el templo espeluseño acogía la celebración de una solemne eucaristía de acción de gracias con motivo de sus 50 años de actividad. En dicho acontecimiento estuvo presente el obispo de la Diócesis, Sebastián Chico, junto a una amplia representación sacerdotal. Además, la misa estuvo acompañada musicalmente por los cantos de la Coral "Villa de Mengíbar".

La parroquia de la estación de Espeluy celebra su 50 aniversario con una tarta de cumpleaños La parroquia de la estación de Espeluy celebra su 50 aniversario con una tarta de cumpleaños

La parroquia de la estación de Espeluy celebra su 50 aniversario con una tarta de cumpleaños / Jaén Hoy

Al término de la misma tuvo lugar uno de los momentos más anecdóticos: cuando se entonaba un "Cumpleaños feliz" por parte de los feligreses ante una tarta preparada para la ocasión con motivo del 56 cumpleaños del prelado. El propio obispo, que sopló las velas emocionado, dedicó unos minutos para felicitar a los párrocos y animar a los presentes a participar en el servicio a la comunidad que supone la intensa actividad parroquial. Finalmente, el encuentro concluyó con unos momentos de convivencia entre los asistentes a la celebración del aniversario.

Fue a principios de los 70 cuando nació esta iglesia ante el crecimiento en el censo poblacional de la estación y sus alrededores. La actividad junto a las vías del tren en dicha época propició que las distintas familias que habitaban la zona requiriesen de un templo para recoger sus oraciones y recibir algunos de los principales sacramentos sin necesidad de desplazarse hasta la localidad de Espeluy. Así, lo que nació de la necesidad cristiana del momento, ha conseguido establecerse con el tiempo como un motor básico para el desarrollo y la vida de sus calles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios