Alfonso Morales, un abanderado de lujo de la cantera taurina jiennense

Toros

El novillero de Jaén se clasifica para la final del XXVI Certamen de Becerradas de la Asociación de Escuelas Taurinas Andaluzas 'Pedro Romero'

Alumno de la Escuela Cultural-Taurina de Jaén, también ha sido finalista del prestigioso Bolsín de Ciudad Rodrigo

Blas Márquez: el 'torero de clase' que se forja en Jaén

Alfonso Morales, uno de los novilleros más prometedores de la Escuela Taurina de Jaén.
Alfonso Morales, uno de los novilleros más prometedores de la Escuela Taurina de Jaén. / Jaime Aranda.

El novillero jiennense Alfonso Morales se ha clasificado recientemente para la final del XXVI Certamen de Becerradas organizado por la Asociación de Escuelas Taurinas Andaluzas 'Pedro Romero'. El alumno de la Escuela Cultural-Taurina de Jaén logró este hito tras sumar la segunda máxima puntuación en la fase de clasificación de esta prestigiosa competición en la que participan un total de 36 novilleros andaluces. 

A sus 16 años (en octubre cumple los 17), Alfonso Morales es uno de los principales abanderados de la cantera taurina de Jaén. En 2018, con apenas 10 años, se apuntó a la Escuela Cultural-Taurina de Jaén. "Me gustaban los toros desde que era chiquitillo. Ese año contratamos Canal Plus en casa y viendo una corrida de toros de Madrid le dije a mi madre que quería hacer lo que estaba viendo por la tele. Quería aprender a torear", cuenta el novillero a Jaén Hoy. 

En 2022, Alfonso Morales debutó con público de la mejor manera posible: indultó un novillo en el coso de La Alameda de Jaén. Ese día portó el capote de paseo del Real Jaén. "Esa faena fue la primera y, seguramente, la más importante. Fue muy emotiva y el capote me trajo suerte", señala. 

Desde entonces ha ido acumulando experiencias hasta llegar a una temporada 2024 en la que está firmando éxitos sobresalientes. El primero de ellos, su clasificación para la final del 64 Bolsín de Ciudad Rodrigo (Salamanca), el más antiguo de España. "Empezábamos 50 chavales, quedé tercer clasificado y toreé en la novillada de los cinco triunfadores del 2º al 5º, ya que el máximo triunfador torea el Festival con las figuras", indica. En la final, Alfonso Morales sufrió una cogida y se rompió un hueso de la mano derecha, pero ese incidente no le impidió acabar la faena a su novillo. Fue en la primera tanda con la muleta. Aunque apenas podía coger la espada después de la cogida conseguí matarlo", añade. 

La lesión le mantuvo tres meses alejado del calendario taurino pero no de sus entrenamientos. "Fue salir del hospital y coger el capote. Al día siguiente ya estaba toreando otra vez, porque con mi mano izquierda no tenía ningún problema. Estuve un mes con la escayola y me he recuperado muy bien. En cuanto a la cogida, son cosas que pueden pasar. Tengo que tratar de ver qué ha fallado para seguir mejorando", apostilla Alfonso Morales. 

Alfonso Morales, en la vuelta al ruedo.
Alfonso Morales, en la vuelta al ruedo. / Jaime Aranda.

Reapareció en Santisteban del Puerto, toreó poco después en Albacete y, por último el pasado 8 de junio en Castellar, en la cita clasificatoria para la final del XXVI Certamen de Becerradas. En el coso castellariego cortó los máximos trofeos, dos orejas y un rabo, tras una gran faena a un becerro de la ganadería jiennense de 'Alvalle', que fue premiado también con la vuelta al ruedo. De esta manera, Alfonso Morales se aseguró su pase a la final que se celebrará el próximo 7 de septiembre en la plaza de Lucena (Córdoba), en un festejo que será televisado en directo por Canal Sur. "El principal objetivo en Castellar era meterme en la final. Ahora, el próximo objetivo es ganarla", comenta ambicioso. 

Crecimiento continuo en la Escuela Cultural-Taurina de Jaén

Con ese objetivo entre ceja y ceja, Alfonso Morales entrena diariamente. Lo compagina con sus estudios de Bachillerato. Tras acabar primero, en septiembre empieza segundo con el Grado de Derecho en el horizonte. Mientras tanto, los lunes, miércoles y viernes acude a la Escuela Cultural-Taurina de Jaén y a La Ropera para continuar su evolución de la mano de los maestros Antonio Sutil y David Valiente. El resto de la semana, trabaja el físico, corrige aspectos prácticos y trata de mejorar. Como principal referente tiene a Morante de la Puebla, aunque especifica que "cada torero tiene que tener su personalidad. Me fijo en los que me gustan para coger lo mejor de cada uno de ellos y forjar mi propio estilo. Quiero ser torero y para eso hay que mejorar cada día", explica. 

Una de las personas que sigue más de cerca su crecimiento en el albero es Antonio Sutil, uno de sus maestros y gerente de la Escuela Cultural-Taurina de Jaén. "Alfonso Morales es un torero de corte hondo, clásico pero con mucha profundidad. Tiene muy definido su concepto. Lo asienta mucho en los riñones, torea mucho con la cintura y aprovecha la ventaja que le da su altura", incide Antonio Sutil sobre el tipo de torero que es su alumno. "Con el capote tiene mucha calidad y variedad de quites. Le gusta probar cosas nuevas y, a buen seguro, que va a ser un torero con mucha riqueza artística", insiste. 

Alfonso Morales, en una faena de esta temporada.
Alfonso Morales, en una faena de esta temporada. / Lozano Fotografía Taurina.

Sus resultados de esta temporada hasta el momento son buena muestra del trabajo que se lleva a cabo en la Escuela Cultural-Taurina de Jaén. "Para nosotros es una alegría poder decir que se ha formado en la Escuela de Jaén un novillero que, pese a su corta edad, no para de sumar logros. A sus 16 años es el primer novillero en conseguir indultar un novillo en la plaza de Jaén, ganó dos veces consecutivas el Certamen Manuel Díaz Meco y fue el triunfador del II Certamen de Andújar Virgen de la Cabeza. Y este año, hay que destacar su tercera posición en la final del Bolsín de Ciudad Rodrigo, compitiendo con novilleros españoles, mexicanos, portugueses y franceses; así como su pase a la final del XXVI Certamen de Becerradas. Estamos muy orgullosos de su continuo crecimiento". 

También te puede interesar

stats