Fútbol sala

Mengíbar FS - Noia Portus en Copa del Rey: El Oleoinnova Mengíbar lo soñó, lo creyó y lo hizo

Momentos durante el partido de Copa del Rey

Momentos durante el partido de Copa del Rey / Mengíbar FS

Si algo tiene la Copa del Rey es que permite soñar, eso precisamente es lo que debió hacer el Oleoinnova Mengíbar y a veces los sueños se cumplen. El Sebastián Moya Lorca acogía el partido contra el Noia Portus Apostoli, conjunto de Primera División al que los de Javi Roca lograban mantener el ritmo hasta el minuto 16 donde el primer tanto llegaba para el conjunto local en una acción de penalti. Karim lanzaba y transformaba poniendo el 1-0 en el marcador. A pesar de que solo quedaban 4 minutos para ir a vestuarios todo podía pasar antes del descanso y de hecho pasó, el Noia lograba empatar el encuentro con un gol que firmaba Power Raggiati. Con estas llegaba el descanso, Mengíbar tenía el partido encaminado y con posibilidad de seguir soñando en Copa del Rey

Comenzando el segundo tiempo se prestaba muy interesante dada la igualdad que se había visto en la primera mitad y así fue. Apenas habían transcurrido cuatro minutos desde el inicio de la segunda mitad cuando una protestada acción no terminaba en un nuevo penalti favorable para el conjunto local. Una mano dentro del área impedía gol pero los colegiados consideraban la involuntariedad de la misma. Situación que debieron interiorizar como injusta los jugadores locales que fruto de esa rabia siguieron apretando en el partido y apenas unos segundos después Karim volvía a anotar pero, esta vez, en una jugada de estrategia. Con un 2-1 en el electrónico el partido estaba encaminado pero ni mucho menos cerrado, había que seguir peleando y así lo hicieron los de Javi Roca.

Los minutos transcurrían entre idas y venidas del Mengíbar y Noia pero era Ureña quien ponía distancias en el electrónico que permitiese a los suyos seguir soñando con una posible victoria que cada vez estaba más cerca. Corría el minuto 32 cuando se anotaba este gol que sería el último del partido y poco se movería ya el marcador. Ambos equipos seguían luchando por encajar nuevamente el balón en la portería rival pero, para fortuna de Mengíbar que iba ganando, fue imposible. La victoria de esta eliminatoria de Copa del Rey se quedaba en casa en un partido en el que los de Javi Roca soñaron, se lo creyeron y lo hicieron. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios