Iznatoraf, un pequeño pueblo con encanto de Jaén, celebra sus Fiestas Medievales en junio

OCIO JAÉN

Del 14 al 16 de junio 'Torafe' vuelve al pasado con el mercado medieval lleno de animaciones

Iznatoraf, un pueblo pequeño con grandes vistas para perderse por sus callejones

Ruta por los pueblos con más encanto de Jaén

La cuidada vegetación de sus calles le ha valido el título 'Flor de Andalucía' en la categoría de cuatro flores.
La cuidada vegetación de sus calles le ha valido el título 'Flor de Andalucía' en la categoría de cuatro flores.

En plena Sierra de las Villas se ubica Iznatoraf, también conocido como 'Torafe', un pequeño pueblo blanco andaluz que se distingue por ser uno de los más bonitos de Jaén y Andalucía. Allí se celebra, del 14 al 16 de junio, la decimosegunda edición de sus Fiestas Medievales.

El programa de actividades incluye un mercado medieval, epicentro de las festividades, que se situará en la Plaza de San Fernando, lugar histórico del municipio. Organizado por Leyenda Viva, contará con puestos de artesanía y productos de alimentación de la tierra, además de pasacalles y animación. Con entrada libre, es uno de los momentos álgidos del año en Torafe, ideal para visitarlo y recrearse no solo con su antiguo patrimonio y bellos paisajes, sino con la actividad que se desarrollará en torno a estas fiestas medievales.

Un paisaje en altura

El cerro sobre el que se asienta Iznatoraf tiene más de 1.000 metros de altitud, considerándose uno de los pueblos más altos de la geografía andaluza. Sus múltiples miradores ofrecen unas vistas imprescindibles para los visitantes, que podrán ver desde allí destacados paisajes del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas.

Un pueblo con reconocimientos

El casco antiguo de Iznatoraf fue declarado Conjunto Histórico Artístico el 15 de mayo de 2012. Pero, además, se encuentra dentro de la red de Pueblos Mágicos de España, siendo de los pocos en tierras jienenses que ostentan este título. En suma, en 2020 la asociación Multisectorial de la Jardinería Andaluza lo distinguió con el título 'Flor de Andalucía', con la categoría de cuatro flores, debido a sus calles llenas de vida y verde gracias al cuidado de sus propios vecinos, convirtiendo un paseo por sus sinuosas vías peatonales en una maravilla que en nada envidia, por ejemplo, la fiesta de los patios de Córdoba. Por último, es importante reseñar que su muralla urbana fue declarada en 1985 Bien de Interés Cultural.

Qué ver en Iznatoraf

Si vas a las Fiestas Medievales de Iznatoraf, toma nota de las paradas obligadas en esta ruta para conocer el pueblo. En su patrimonio destaca la Iglesia de la Asunción, de finales del siglo XVI y primeros años del XVII con una interesante mezcla de estilos barroco y manierista que cuenta, además, con la firma de Andrés de Vandelvira en su interior. Una planta casi cuadrada la divide en cuatro pilares con tres naves.

Otra de las visitas recomendadas es a los restos de la muralla medieval y arcos que todavía conserva la que fue una ciudad fortificada en tiempos remotos, cuando contaba con once fortines y nueve puertas arcadas para facilitar la entrada y salida de recinto. Actualmente puedes visitar hasta medio kilómetro de la muralla de la antigua fortaleza árabe. También varios de los arcos de acceso y hasta diez de las once torres originales. Entre sus puertas destacan vestigios como la Puerta de Armas, la Puerta Real y la puerta de la Virgen del Postigo, esta última declarada Monumento Histórico en 1985.

Una última parada dentro del casco histórico es la de la Ermita del Cristo de la Vera Cruz, que data entre los siglos XVII y XVIII y fue reconstruida en el XIX. Algunos detalles más reseñables los encontramos en su camarín de media naranja con los cuatro evangelistas en altorrelieve en las pechinas y decorada con motivos vegetales de estilo barroco.

Aunque no pertenece a Iznatoraf y sí al Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, bien es cierto que a pocos kilómetros de allí se encuentra uno de los principales atractivos acuáticos del verano jienense: el Charco de la Pringue o Charco del Aceite un oasis para disfrutar de chapuzones en un espacio natural destacado de la provincia, así que aprovecha y, si aprieta el calor, programa una escapada para echar el día o comer en su bar a pie de piscina natural.

Lo último

stats